Antes vendíamos carne a Asia, ahora también autos