¿Qué vas a hacer en tu próximo viaje a Israel, operarte la rodilla?

Qué vas a hacer en tu próximo viaje a Israel? Flotar en el mar muerto, salir de movida toda la noche en Tel Aviv, reza en el muro de los lamentos, operarte la rodilla? Mientras que el turismo a Israel se basa en gran medida en sus propuestas naturales históricas y religiosas, con un récord de 3.5 millones de visitantes en 2012, Israel está ganando visitantes en el mercado de turismo médico.

El número de personas que pasaron por Israel para procedimientos médicos es una pequeña fracción del turismo en general, pero 30.000 personas durante 2012, es un número importante por sí mismo.

La investigación médica y bio-tecnológica de Israel y los avanzados conocimientos técnicos son imanes para los quienes buscan procedimientos y tratamientos médicos menos costosos que en cienrtos países y de mayor calidad o que no están disponibles en otros.

Todo esto según Rotem, director de marketing de la Organización Médica Hadassah, experto en Israel sobre turismo médico quien cuenta que trabaja en una oficina simple, pero muy profesional y tecnológicamente impresionante en el Centro Médico Hadassah en Jerusalem, dándole el crédito a la tecnología por el crecimiento internacional de la industria.

“No es sorprendente, es Internet que ha abierto estas oportunidades”, dijo Rotem. “Ahora no es difícil buscar especialidades, tratamientos, al tiempo de revisar reputación y precio. La medicina ha llegado a ser muy especializada y se puede localizar a expertos de todo el mundo. Todo el mundo puede leer acerca de un centro que es superior en lo que están buscando”.

Rotem dice las dos principales atracciones para los estadounidenses son la gama de tratamientos especiales y tratamientos de infertilidad que también se adhieren a la Halajá (ley religiosa judía).

Especialidades israelíes incluyen la tecnología láser, la investigación con células madre de vanguardia y una amplia investigación y estudios centrados en enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple (EM), enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson, que han dado al país una reputación internacional clínica.

Llegan pacientes de todo el mundo, entre ellos el Doctor Jason Bodzin de West Bloomfield, quien llego para un tratamiento de células madre después de ser diagnosticado en septiembre pasado con la esclerosis lateral amiotrófica (ALS), comúnmente conocida como enfermedad de Lou Gehrig.

“Cuando nos enteramos de la oportunidad en Israel, nos metimos en ella”, dijo Bodzin. “Realmente no hay otros lugares adonde ir.”

Bodzin, ex presidente de la Asociación quirúrgica de Detroit, sabe que no hay cura para la ALS. Él tiene un gran respeto por el cuidado que ha recibido de sus médicos estadounidenses y la Universidad de Michigan de clase mundial y la Clínica pionera en ALS, que visita cada tres meses, pero el tratamiento con células madre disponibles en Israel no estaba disponible aquí.

“Yo era un joven 67 hasta esta enfermedad”, dijo Bodzin. Trabajaba tres o cuatro días a la semana, nadaba y, hace apenas unos años, subí el Gran Cañón. Hoy cuenta con un andador a causa de su falta de equilibrio. Mientras que su entrenamiento ha cambiado, todavía ejerce tres veces a la semana para tratar de mantener la masa muscular.

A diferencia de los EE.UU., donde la política obstaculiza la investigación de células madre, en Israel tiene un amplio apoyo político, en parte, porque las autoridades religiosas judías animan por su potencial para salvar vidas. “En Israel, las leyes son muy progresista”, explicó Rotem.

La hija de Bodzin, Beth, que vive con su familia en Maale Adumim, en las afueras de Jerusalem, habló con su mejor amiga sobre la condición de su padre. Entonces su novio llamó a una amiga suya, la hija del profesor Reuven O, jefe del Departamento de Trasplante de Médula Ósea, Terapia Celular y Centro de Investigación de Trasplantes del Centro Médico Hadassah.

Al final resultó que, el Doctor O sabía de un actual ensayo con células madre, mientras que sólo los israelíes eran elegibles, sabía que podía dar el mismo trato a Bodzin.

“Dijeron que yo era un buen candidato porque estoy en las primeras etapas de la enfermedad”, dijo Bodzin. Otro signo de esperanza es que la ELA generalmente avanza más lento en los adultos mayores.

Así, en febrero, los Bodzins volaron a Israel. La idea era recolectar las células madre de su médula ósea. Después del procedimiento indoloro, los Bodzins fueron de compras. Pasaron algún tiempo con Beth y su familia, y luego regresó a los Estados Unidos a esperar.

Seis semanas más tarde, estaban de vuelta en Israel someterse a una infusión de células madre, en donde las células que se multiplican en una “sala esteril” se inyectaron de nuevo en varias partes de su cuerpo. La esperanza es que las células reparadoras proliferaran y enlentecieran la emfermedad, e incluso revertieran, parte del deterioro que ha experimentado.

Shura Gruper, coordinador de turismo médico de Hadassah, dice que “Nos decidimos probarlo para la ELA, pero no tenemos todavía los resultados, esperamos mostrarlos en los próximos dos años.”

Jason ha experimentado alguna mejoría en la fuerza de su mano izquierda, pero nada espectacular. Todavía es demasiado pronto para evaluar el impacto del tratamiento.

Mientras tanto, ya que Jason que además es enólogo ( un conocedor de vinos) los Bodzins se fueron de viaje a finales de julio a Francia, para visitar algunas de las mejores bodegas del país.

Rotem, quien ha estado en Hadassah desde hace 13 años, dice que el negocio del turismo médico se convirtió en algo activo en hace unos ocho años.

También espera que el turismo médico ayude a reducir o poner fin a la fuga de cerebros que tienen que ir al extranjero para buscar otroas oportunidades.

Por ejemplo, los ingresos del hospital de turismo médico habian crecido de cerca de USD 1 millón en 2003, cuando no había una atención especial al turismo médico, a USD 16 millones en 2007. El año pasado, los ingresos ascendieron a USD 27 millones, lo que proporciona aproximadamente el 5 por ciento del presupuesto del centro médico.

En los mismos cinco años, los ingresos del turismo médico israelí total se han aumentado de USD 110 a USD 162 millones. Estas cifras no incluyen otros beneficios a la economía israelí como hoteles, alimentación, recreación y otras cosas que vienen por cuidado médico.

“En Hadassah, trabajamos a 103 por ciento de ocupación durante todo el año”, dijo Rotem. “El gobierno controla el pago de las enfermeras y los médicos y el costo de la hospitalización, y no podemos cubrir los gastos con los pacientes israelíes.”

El servicio médico en Israel es extremadamente generoso para con la población, lo que claro esta genera dificultades económicas para los centros de salud.

Más allá de la economía, Rotem dice que el programa ofrece importantes beneficios no tangibles, como salvar vidas y hacer amigos.

“Nos preocupamos por la gente”, dijo. “Cuando tenemos servicios que sólo pueden ofrecerse aquí, es algo moral ofrecerlos a los extranjeros. Además, esperamos que será un puente hacia la paz, por lo que nos ayuda a crear buenas relaciones con los palestinos y los estados árabes “.

Otra atracción son los centros de fertilidad. Incluyendo el Centro Médico Hadassah, Israel cuenta con 24 centros de fertilidad reconocidos y se ha convertido en un líder mundial en el tratamiento de fertilización in vitro (FIV).

De hecho, Israel tiene la mayor tasa per cápita de la FIV en el mundo, con bebés ” de probeta” que ahora representan casi el 5 por ciento de todos los israelíes nacidos.

La sensibilidad de la Halajá (ley judía) al respecto, trae muchos Judíos del extranjero, pero otros vienen porque el tratamiento es de primera categoría y el costo es entre un tercio y una cuarta parte de lo que cuesta en los Estados Unidos.

En general, los estadounidenses representan una pequeña fracción de los que buscan tratamiento médicos en Israel. La mayoría provienen de lo Rotem denomina “países desatendidos”, con aproximadamente el 30 por ciento de Europa del Este, y el 60 por ciento de la ex Unión Soviética con unl 10 por ciento de África y el Medio Oriente.

La mayoría no son judíos. Los que tienen un buen seguro de salud y el acceso a una atención adecuada en gran medida prefieren someterse a un tratamiento en sus países de origen. Si no tiene seguro, miran hacia donde los tratamientos son más baratos, como Singapur, Tailandia, India y México.

Una estimación general es que un tratamiento que costaría USD 100 en los EE.UU., costaría USD 10 en India, 50 dólares en Europa y USD 30-40 en Israel. Un reemplazo de cadera es sólo 10 a 20 por ciento menos costoso en Israel que en los EE.UU., pero la cirugía de derivación cardíaca es de 75 a 85 por ciento más barata.

Aquellos que buscan cirugías electivas cosméticas y otros que no están cubiertos por un seguros pueden disfrutar de un ahorro de costes significativo al venir a Israel, incluso cuando se consideran viajes y hoteles. Sin embargo, otros países pueden todavía ser más baratos.

Cada vez más, las compañías de seguros están considerando un tratamiento en el extranjero como una forma de ahorrar dinero y no aumentar las primas. Esta es una tendencia prometedora para Israel ya que el crecimiento real de los pacientes y de los ingresos.

Se estima que más de 1,6 millones de estadounidenses viajaron al extranjero para recibir tratamiento médico el año pasado, en gran parte estética, y que el crecimiento anual del 35 por ciento al año podría continuar por algún tiempo.

Otros están menos preocupados por los costos, y se sienten atraídos por una atención de mayor calidad que no se puede obtener en casa, o como Bodzin, vienen por procedimientos que no están disponibles en el país. El costo de su tratamiento con células madre fue de USD 36.000, el pago por adelantado, sin incluir los viajes u otros gastos. Nada de esto estaba cubierto por el seguro.

Los mayores centros de Israel se preparan para el turismo médico entre los que se destacan el Centro Médico Sheba, Tel Hashomer, el Hospital Ichilov, Tel Aviv, Centro Médico Rambam, Haifa, del Centro Médico Rabin, Petah Tikva, así como Hadassah Ein Kerem Hospital de la Universidad de Jerusalem.

Dos hospitales privados también atraen a turistas médicos: El centro Médico Assouta en Tel Aviv y el Centro Médico de Herzliya.

Todos están intensificando sus propuestas. Hadassah incluso ha construido un hotel de 96 habitaciones conectado a su hospital de Ein Kerem con un centro comercial con restaurantes, una farmacia, un banco y otras tiendas para que los pacientes y sus familias puedan estar cómodo y mantenerse cerca.

También se ha establecido IMER (Evaluación Médica Internacional y Referencia), un departamento atendido por 40 empleados que proporcionan traducción, transporte y coordinación para los visitantes.

No sólo pueden enviar médicos al extranjeros para llevar a cabo una evaluación médica o de un equipo médico para traer a pacientes a Israel, sino que si el país y las instalaciones lo permiten, incluso pueden llevar a cabo procedimientos médicos allí.

En 2009, la Asociación estadounidense de Turismo Médico (MTA), una asociación comercial sin fines de lucro, abrió una oficina en Israel, uno de sus 13 oficinas fuera de los Estados Unidos.

Así que, en un futuro no muy lejano, los anuncios con imágenes de personas que se divierten en la playa, visitan lugares sagrados y flotan en el Mar Muerto pueden incluir también a las personas felices que se recuperan al sol de un reemplazo de rodilla.

 

Original por Don Cohen.

 

latamisrael.com